En estos días, parece que los influencers salen de debajo de las piedras. Red social para acá y para allá, pero… ¿se puede sacar algo bueno de tanta opción virtual? 

Lo que vengo a presentarte te va a interesar. Quiero mostrarte cómo y porqué has de ampliar tu negocio al formato del futuro.

Bienvenido al social selling.

Este proceso se vale de las redes sociales para interactuar con los prospectos comerciales –clientes potenciales- y así lograr la venta. Porque, además de branding y followers, las RRSS pueden servir para aumentar la oferta en cualquier tipo de mercado. 

La venta a través de las RRSS ha supuesto la única salvación para algunas empresas, especialmente las pequeñas. Sin embargo, no es ajeno para las medianas y grandes, que han tenido que adaptarse a la forma de mercado actual.

¿Por qué es necesario?

Porque es la vía más rápida que cada vez llega a mayor densidad de la población. No hacerlo marca un lastre, ya que la incursión de la competencia gana cada día más terreno.

¿Qué opciones de mercado hay para adaptarse a las nuevas tecnologías?

Además de la web corporativa, el siguiente paso es abrir fronteras a Facebook e Instagram Shops.

 

¿CÓMO FUNCIONAN?

A pesar de que abarcan rangos de edades diferentes, ambos se hallan íntimamente relacionados. Las ventajas son muy claras:

  • Hay nicho de mercado para pequeñas, medianas y grandes empresas especialmente en B2C.
  • Obtienes un feedback inmediato del consumidor. Los clientes no han de hacer un esfuerzo extra para abrir el explorador y buscarte. Dentro de su red social, la cual visitan cada día en varias ocasiones. Por si fuera poco, gestionar tu red personal y la profesional está a tan solo unos clicks, lo que facilita que puedas optar a mantenerla ya no al día, sino casi al minuto.
  • Supone una traslación de la tienda física, pero que entra en las casas de los interesados y los que pudieran estarlo.
  • Registrarse es gratis.
  • No se cobran comisiones de venta. A lo que sí podrás recurrir es Facebook Ads. En tu página de negocios tendrás todas las herramientas que necesitas. Incluso existen plantillas –parecidas a las de tu propia web- para poder cambiar al estilo de cada empresa. Un catálogo a medida e incluso una colección de hasta 30 productos.
  • Pago a través de la cuenta bancaria de la empresa, o las opciones de Stripe o de PayPal, aunque estas estarán sometidas a comisiones.

QUÉ OBTIENEN LOS CLIENTES

Para los consumidores implica un acercamiento mucho más fácil que el contacto contigo por la web, aunque siempre podrás remitirlos al lugar que más te interese. Para ellos, existe un máximo de 10 días de recibo de la compra desde que se abona el importe.
 
Se contacta con ellos a través de la plataforma que más les interese. Es decir, la asociación entre los dos perfiles -FB e IG- llevará a que automáticamente aparezcan en ambas redes, lo que economizará ambos esfuerzos.
 
La interacción cliente-empresa a través de Facebook Messenger, Instagram y WhatsApp –sin olvidar Facebook Live-. Es el valor añadido principal de usar las RRSS.
 

¿ES MEJOR LA FANPAGE QUE LA WEB?

Definitivamente, no. El cliente siempre necesitará una profundización del producto, por lo que se provocará una sinergia de medios, nunca una separación. Lo que potenciará es tu presencia en internet. No es recomendable deshacerse de la web. Las RRSS:
  • Te harán más reconocible.
  • Escaparate para tus productos. Reseña la parte que más te convenga.
  • Podrás añadir un link directo para un producto o servicio concreto, un CTA.
  • Se educa al comprador a esperar lo que se le ofrece.

Eso sí, no olvides investigar los keywords. Y, por supuesto, ¡recuerda que los haghtags existen!

 

Déjanos tus datos

Recueda además que puedes escribirnos o contactarnos directamente